2007/02/13

> Berria: Bikoteak > ITALIA: VATICANO-PRODI, GUERRA TOTAL POR LAS PAREJAS DE HECHO

  • Vaticano-Prodi: guerra total por las parejas de hecho
  • El primer ministro italiano quiere aprobar una ley que reconoce menos derechos que en España
  • La Razón, 2007-02-13 # Angel Villarino · Roma

Con la Iglesia ha topado el Gobierno italiano del primer ministro, Romano Prodi, acorralado estos días por una potente y coral campaña lanzada desde el Vaticano y la Conferencia Episcopal del país (CEI). La Iglesia Católica pretende frenar un proyecto de ley, llamado DICO, con el que se otorgarían ciertos derechos a las parejas de hecho. Lo cierto es que se trata de una reforma mucho menos radical que la que entró en vigor en nuestro país, amén de una medida que situaría a Italia dentro de la ortodoxia europea en cuanto a reconocimiento de las uniones extra-matrimoniales.

Con todo, los obispos italianos no están dispuestos a ceder ni un palmo en su defensa de la familia tradicional. Tras las duras palabras vertidas el viernes por los obispos y el Papa, la CEI volvió ayer a la carga. Su presidente, el cardenal Camillo Ruini, anunció la publicación de un documento sobre el asunto que será «vinculante» para todos los católicos italianos. «Serán unas palabras meditadas, oficiales, que promuevan el empeño de todos aquellos que se acogen al ministerio de la Iglesia», dijo. A finales de la semana pasada, la CEI aseguró que la DICO supone «una amenaza para la sociedad».


También el Papa dedicó ayer nuevas energías a la condena del proyecto de ley, aprovechando su discurso de apertura en un Congreso Internacional de Derecho Natural celebrado en Roma. «Ninguna ley hecha por los hombres», sentenció, «puede cambiar la norma del Creador sin que la sociedad sea dramáticamente herida en aquéllo que es su fundamento primordial. Debilitando la familia se penaliza a toda la sociedad».

Entretanto, desde el Gobierno se sigue intentando evitar un choque frontal contra la Iglesia, de modo que Romano Prodi -católico practicante- intentó salir del paso con un breve y ambiguo comentario: «La polémica no me turba. Estoy sereno», se limitó a musitar el primer ministro tansalpino desde la India, donde se encuentra en viaje oficial.

«Injerencia nunca vista»
Con un tono parecido, aunque afrontando con algo más de franqueza la disputa, se mostraron el resto de aliados católicos del Gobierno, entre ellos los exponentes de La Margarita.

Desde los partidos de izquierda e izquierda radical, la reacción fue bien distinta. El ministro de Exteriores, Massimo D’Alema, habló de «injerencia nunca vista» de la Iglesia, mientras que algunos diputados de El Olivo, como Franco Grillini, llegaron a bramar «contra una jerarquía católica que quiere imponer su irracional dictadura dogmático-religiosa-doctrinari contra el Estado Democrático». Grillini, siguiendo la estela de los socios comunistas y socialistas aliados con Prodi, consideró que «Italia corre el riesgo de una dictadura clerical».

Críticas de la oposición
En la otra barrera política, la de la oposición de centro derecha, se cerraron filas en torno al Papa. Forza Italia -partido del ex primer ministro Silvio Berlusconi- lanzó una llamada a todos los políticos católicos para que frenen en las Cámaras el proyecto de ley. «La alarma de la Iglesia ha de ser recibida como un hecho propio de los católicos, sobre todo aquellos empeñados en política y en las instituciones», dijo el vicepresidente de los diputados de la oposición, Enrico La Loggia.

También se atacó a quienes acusan a la Iglesia de interferir en la evolución del desarrollo del Estado italiano. «¿Cómo se atreven a condenar a la Iglesia cuando defiende lo que considera indispensable para los valores en los que creen los católicos?», preguntó el líder de Alianza Nacional, el posfascitas Gianfranco Fini.

1 comment:

El Calentón said...

Paso de la iglesia!!!

Es que todavía piensan que gobiernan! y ya no pintan una mierda!!
Son una institución obsoleta, vieja y desfasada